Los muertos gobiernan a los vivos.

Los muertos gobiernan a los vivos.

[Auguste Comte]

Nuestra cultura está de difuntos. No hay una sola calle que no tenga un nombre suyo. Lo mismo el profesor de literatura o el sabio o el filósofo fundamentalmente dialogan con ellos: “Hoy, hijos míos, un poema de Victor Hugo”, o bien: “Ahora, la física de Newton”. La viuda experimenta la presencia de su marido más íntimamente que cuando compartía su lecho. El asesino, incluso, tiene la conciencia poseída por su víctima, hasta tal punto que para expulsarla debe alejarse de su propio corazón. ¡Deshágase usted verdaderamente de alguien, sin dejar pistas, destruyendo cuidadosamente su cuerpo y el arma del crimen, ahogue después sus remordimientos con otros placeres violentos: todo ello acabará instalándose en el fondo de usted mismo, inexpulsable, como un mal inquilino en invierno que, encima, le pide a usted cuentas! Toda solución final es desesperante.

[Fabrice Hadjadj, Tenga usted éxito en su muerte]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s