Un profesor en apuros

El secreto del momento presente es intimidad amorosa con Dios como regalo y como presente. Si ese secreto se hace familiar, el alma nunca pierde la paz. Ni aun por sus miserias. Fiel al lema «miserias sí, negligencias no», el bautizado sabe que Dios no quiere la infidelidad, el pecado, pero sí quiere sus consecuencias: vivencia de nuestra nada, humildad, confianza, comprensión hacia los demás. Como también quiere que, en seguida, arrepentido, me levante reparando.
(P. Tomás Morales)


Y si al final es cierto eso de que la juventud busca testigos más que maestros…

Anuncios

Una respuesta a “Un profesor en apuros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s